Review Batman #683

Tarde pero seguro. Este número es el último de Grant Morrison en la serie de Batman en mucho tiempo, probablemente hasta junio del año que esta por comenzar y sirve como un tipo de epílogo para resumir toda la vida del Hombre Murciélago a lo largo de estos 70 años y centrarnos en su destino final que llegará bajo las letras del mismo Morrison en Final Crisis #6.

La historia es un montaje paralelo de lo que ocurre entre la mente de Bruce y su exterior donde dos  personajes están encargados de reborles sus pensamientos para crear un ejército de clones para el imperio oscuro. Típico del Multiverso de DC.

La cuestión es que lo que hace Morrison con Batman es hacerlo Grande, MUY Grande. No literalmente sino levantar mucho más la leyenda del murciélago como el ser humano más grande habido y por haber. El mismo lo resume con la siguinete frase:

¿Que clase de hombre puede convertir incluso las memorias de su vida en un arma?

Batman, tiene el intelecto y la habilidad como el ser humano más completo de toda la historia. Incluso logra hacer del “lump” que succionaba sus recuerdo como un aliado. No creo que la cabeza de Bruce Wayne pueda ser comparada con la del Dr. Xavier o Jean Gray pero ellos son mutantes mientros que Bruce se entrenó. Brutal.

Como mencioné al principio, este tomo no es conclusivo en absoluto y sirve como puente entre R.I.P. y como Bruce mismo recuerda que Dr. Hurt (con pequeño guiño incluido confrimando su destino despuúes de la explosión del helicoptero en batman #681) mencionó que la siguiente ocasión que porte el manto del murciélago será la última.Pero reseñándolo por separado es casi perfecto.

Los dibujos de Lee Garbett con los colores de Trevor Scott me paraecen decentes para un tira de este tipo, pero lo maravilloso vienen de las letras de Morrison. Con un final decepcionante para muchos que fue R.I.P (en mi opinión lo mejor de Batman desde la serie Hush), el autor escocés hace un bellísima declaración de amor hacia el personaje  pero usando a Alfred como el interlocutor para aflorar sus ideas al mundo del noveno arte. Me quedo con este discurso final del fiel y servicial mayordomo de la familia Wayne.

Una vez consideré la renuncia de mi posición en la Mansión Wayne. “Necesito un disfraz” dijo él y pensé que finalmente se había vuelto loco con dolor, especialmente por las siguientes palabras…pero entonces vi lo que quiso decir, cuando lo vi como él mismo se entregaba a un ideal…como usó cada calvario, cada angustia y cada falla para convertirse en un mejor hombre al servicio de los demás…¿qué más podría hacer sino quedarme con humilde asombro? Y mantener limpias sus heridas y su uniforme ordenado. Y mandarlo seguro a su camino. “Me convertiré en un murciélago”.

“Alfred” dijo no hace mucho tiempo. “Si alguién alguna vez pregunta por un obituario diles ¿acaso el mayor secreto de Batman fue el clásico Whodunnit? Sólo que no es acerca de quién mató al Batman sino quién lo mantuvo con vida todos estos años” Y el paró allí, dejando el resto para mi.

El paradero de Batman sigue siendo incierto. Pero aún así…puedo verlo ahora, en el agarre de fuerzas implacables, en innumerables enemigos. En alguna parte sin esperanza. En un lugar donde todo se ve perdido. Pero reconozco esto… el enemigo mirará más allá, por un momento subestimándolo en la simple fracción de un segundo demsiado largo. Pero no importa cuan oscura sea la noche…no habrá lugar donde ocultarse para la maldad.

Esto amigos, es poesía pura. Morrison no podía terminar de mejor manera.

fin683

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: